Relaciones tóxicas y relaciones sanas

Relaciones tóxicas

Últimamente se habla mucho de las relaciones tóxicas, pero sabemos realmente ¿qué son?

Una relación tóxica es aquella en la que se viven patrones de comportamiento que son negativos para ambas partes de la pareja, ya sea por que se sufren los comportamientos del otro, o por que se llevan a cabo o ambas. Este tipo de conductas pueden implicar desde control total de la pareja hasta conductas de dependencia excesiva.

Muchas veces una relación tóxica empieza y no nos damos cuenta hasta que ya es muy evidente y está causando grandes problemas tanto en la pareja como en el entorno.

Signos de que estas viviendo una relación tóxica:

  • Tu pareja le gusta que quedes con tus amigos

  • Elige con quien debes relacionarte

  • Tu pareja decide todas las cosas importantes de la relación

  • No toma en cuenta tus opiniones

  • Trata de hacerte sentir mal si no haces lo que el/ ella cree que tienes que hacer

  • Si sales por ahí te esta llamando constantemente para ver que haces y con quien

  • Te hace sentir inferior

  • Se ríe de algún aspecto tuyo, ya sea personal o físico

  • Las discusiones suelen desembocar en faltas de respeto

  • El tiempo que pasáis juntos no es de calidad, discutiendo a menudo

Es común que el entorno de la pareja también sufra a causa de estas relaciones, por ejemplo, cuando la pareja manipula para que la otra persona no vaya con sus amigos, no pase tiempo con otras personas que no son la pareja o decidiendo por la otra persona como ha de comportarse en cada momento.

¿Cómo afecta este tipo de relaciones a nivel psicológico?

En estas relaciones son ambos los que sufren, llegando en muchos casos a ser ambos integrantes tóxicos el uno para el otro, ya que es común que muchas veces los comportamientos sean imitados.

La víctima ve coartada su libertad, llegando a sentir inseguridad ante muchas situaciones cotidianas, que provocará ansiedad, miedo y conductas defensivas con su entorno, volviendose irritable y temeroso/a.

El verdugo también sufre ya que la otra persona puede no dejarse manipular con facilidad, y provocará gran frustración y rabia, llevándole probablemente a probar otras estrategias, las más comunes son conductas más agresivas, como son gritos o golpes a objetos y conductas de chantaje emocional haciendo a la otra persona sentirse mal y ceder a la voluntad.

¿Qué hacer si vives una relación tóxica?

Si te has dado cuenta de que estás viviendo una relación tóxica, ya es un gran paso, muchas personas no se dan cuenta hasta que sus seres queridos se lo hacen ver.

  • Evalúa si eres víctima, verdugo o ambos

  • Date distancia con tu pareja para que ambos podáis arreglar vuestros problemas de conducta

  • Si eres verdugo analiza qué es lo que te hace actuar de esa manera con tu pareja

  • Si eres víctima busca ayuda para poder sanar las posibles heridas causadas por la relación tóxica.

Pero ¿cómo es una relación sana?

Una relación de pareja sana es aquella en la que:

  • Existe respeto incondicional por la otra persona

  • Hay independencia y libertad total de decisiones

  • Hay confianza para poder hablar sin temor a represalias

  • Ambas partes de la pareja son percibidas como iguales

  • No existe ningún tipo de dependencia (económica, emocional…)

  • Comparten momentos positivos de forma frecuente

  • Discuten sin faltar el respeto a la pareja

Recuerda, el amor no duele

#problemas #terapia #solucionar #psicología #psicologaonline #psicologa #terapia #terapiacognitivoconductual #tcc #cbt #terapiaonline #isabelgarcíapsicóloga #psicólogaisabelgarcia #relaciones #relaciontoxica #relacionsana #sanvalentin

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Dacia de Figuereido
Dacia de Figuereido

1 comentario en “Relaciones tóxicas y relaciones sanas”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos recientes
Categorías
SÍGUEME EN INSTAGRAM
SÍGUEME EN FACEBOOK